El arreglador de relojes

Entre el revuelo de palomas y de opiniones sobre el “reloj del Sur” de la fachada de la Asamblea, dos personas se saludan junto a la estatua de la plaza Murillo. Uno es Guillermo Mitry, oriundo de la llanura pampeana de los pagos del Che Guevara, como a él le gusta decir. La otra es Felisa Arraya, una mujer que ronda los 70 años y que sigue desempeñando la misma profesión desde los 18: la de fotógrafa. Se conocieron en marzo de 2010. Entonces, ella estaba frente al Palacio Legislativo apuntando con su objetivo a la cornisa del edificio, donde Guillermo estaba subido y posaba, sonriente, junto al reloj de la construcción con categoría de Patrimonio Nacional. Él le muestra la fotografía tomada por Felisa hace cuatro años.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Sabores que pintan la comida boliviana

La Asociación de Chefs de Bolivia y organizaciones que impulsan la gastronomía recuperaron los productos de la cocina nacional.

Asaí

Asaí

 

Helado de coca, cebiche de tarwi, flan de chuño, mousse de asaí… Estas preparaciones a base de productos típicos de la gastronomía nacional pueden sonar raras, pero son factibles y, ¿por qué no?, pueden servir para rescatar dentro de Bolivia, y dar a conocer al mundo, nuestros ingredientes típicos.

Algunos se están dejando de utilizar; otros, incluso, de vender. Pero son nutritivos, forman parte de nuestra cultura y, además, nos caracterizan y aportan el toque peculiar que diferencia a la gastronomía nacional de otras.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

El primer censo (y ojalá sea el único) de mi vida

El 21 de noviembre se celebró en Bolivia el Censo de Población y Vivienda que debe celebrarse cada 10 años. Tendría que haber sido el año pasado pero, bueno, cosas que pasan, ha llegado con un año de retraso. “Abre tu puerta al censo”, decían los anuncios.

Para quien no estuvo aquí, o en su vida ha vivido un censo, explicaré brevemente cómo se desarrolló. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

aRQuItEcTUrA CoHETilLo: un estilo propio de La Paz y El Alto

Chola, posmoderna andina, emergente, cohetillo, híbrida, fusión, ecléctica, barroco contemporáneo… Los nombres con los que se ha tratado de bautizar el nuevo estilo arquitectónico cada vez más presente en El Alto y La Paz  son tan variados y variopintos como los colores, adornos y vidrios que cubren las paredes de estos edificios.

Es imposible no verlos por sus tonos chillones, vidrios reflectantes y llamativos aderezos, o por su estructura que, a veces, es coronada con un chalet en lo alto. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Impresiones

Ahora que llega la Navidad es cuando me doy cuenta, realmente, de que ya hace tiempo que llegué a Bolivia (casi 11 meses) y prácticamente un año que vi por última vez las montañas de la hoya en la que está mi pueblo levantino y juguetero.

En La Paz, pareciera que el tiempo es atemporal. Sí, suena extraño, pero es que el hecho de que todas las estaciones climáticas se den en un día y no de forma repartida a lo largo del año hace que, alguien acostumbrada a la primavera, al verano, al otoño y al invierno bien marcados se sienta un poco al estilo de Bill Murray viviendo una y otra vez el día de la marmota, aunque no tan exageradamente.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

Día de los Difuntos: un ejemplo más de sincretismo

Un niño con gorra cantaba, como un Joselito a lo boliviano, ante una tumba en la que estaba sentada cabizbaja una familia. Hablaba de un angelito, de una ausencia… Al acabar, sacó una bolsa negra de plástico de su bolsillo, la sacudió y la abrió. Una de las señoras sentadas le dio algunas tantawawas y las metió en la negra bolsa. Luego, el niño se fue a la siguiente tumba, preguntó a los familiares el nombre del muerto y si podía cantarle, y lanzó de nuevo al aire su musical voz.

Gente alrededor de una tumba en Tarapacá

Luego me di cuenta de que había más niños entre tumbas en el cementerio de Tarapacá, en El Alto, arrastrando grandes bolsas con más tantawawas, pasankallas, dulces e, incluso, botellas de Coca Quina (un refresco de Cola). También había señoras de pollera cargando con los mismos objetos. Ellas no cantaban: se acercaban a las familias que visitaban a los muertos y preguntaban: ¿Se lo puedo rezar? Si recibían respuesta positiva, entonaban sus plegarias y, al final, les daban bien algunos de los panes, frutas o refrescos de las mesas que se colocan sobre las tumbas o bien comida de una bolsa, de la misma que almuerza la familia. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

Churupampa, cuna de la urbe paceña

Vista del barrio a principios del siglo XX

“La primera mujer que apareció en La Paz, —1548, año de la fundación— se llamó Lucrecia Sansoles, esposa de Juan de Rivas. Lucrecia Sansoles abrió lugar en el tambo del cacique Quirquincha, sobre el Churupampa, campo de los caracoles, y allí reunió a los 41 hombres de España que llegaron con Alonso de Mendoza. Y ella fue la que dirigió de hecho la fundación de la sede de gobierno de Bolivia, creando obrajes de paños y bayetas, ayudando a levantar iglesias, protegiendo a los indios. Y en los atardeceres, en las fiestas, sonando la guitarra. Ya como boliviana. A la que dirían al pasar los indígenas su piropo: “¡Tawako!” (“mujer linda”). (El Demonio de los Andes, José Daza Valverde)”. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario